Your Cart
Subtotal:
0,00
View/Edit Cart
Checkout Now
pic

Problemas de conducta en adolescentes

Adolescente sentada frente a un capuccino en una cafetería, mira el móvil y sonríe

La adolescencia

La adolescencia es una etapa de grandes cambios,tanto para los propios adolescentes como para sus familias. Estos cambios no necesariamente implican conflictos, pero sí se dan, en mayor medida, situaciones en donde los adolescentes necesitan y piden más libertades.

Entendemos que un problema de comportamiento se da cuando son frecuentes las tensiones, los conflictos y aparecen conductas agresivas, impulsivas, etc.

Por ello, es muy importante que en esta etapa de la vida se cuide mucho el vínculo familiar y el afecto a la persona. Así mismo, es esencial que la comunicación, aunque cambie, trate de ser lo más fluida posible.

Torso de persona joven tatuada, sujetando un radiocasette y con un monopatín a su lado.

Cuándo acudir a terapia con adolescentes

Mediante la terapia evitamos que las relaciones entre padres e hijos lleguen a deteriorarse. Es por esto que, cuando unos padres no saben cómo responder ante los comportamientos problemáticos de sus hijos, se recomienda consultar con un psicólogo especialista en problemas de conducta en jóvenes y adolescentes. No se debe culpabilizar a padres ni a adolescentes; en la adolescencia surgen problemas debido a la interacción de circunstancias y factores, como el estilo educativo de los progenitores y el carácter de los adolescentes.

En este sentido, se recomienda acudir a terapia cuando la convivencia es muy complicada, se dan problemas de comportamiento que afectan a la familia o a otros ámbitos (escuela, problemas con las leyes, etc.), cuando hay consumos, etc.

Chico vestido con sudadera mira a la cámara delante de un fondo de candados

Actitud en la terapia

Los adolescentes y los padres pueden convivir en armonía, sin problemas y son capaces de cambiar lo necesario para conseguirlo. No es tarea fácil, pero puede lograrse si se cuenta con la ayuda necesaria. Si los progenitores se sienten respaldados por un psicólogo, pierden el miedo y la inseguridad a la hora de actuar y de relacionarse con sus hijos desde su rol de padres; y los adolescentes, por su parte, se sienten más seguros y comprendidos por una figura externa a su familia, como es el psicólogo. Los adolescentes se muestran muy colaboradores durante la terapia, para sorpresa de sus padres.

¿Quieres saber más acerca de Talleres de Disciplina Positiva para familias con hijos adolescentes?

Haz tu consulta aquí…


He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

Acepto recibir la información que la entidad considere oportuno enviarme por correo electrónico o medio de comunicación electrónica equivalente. (Es posible darse de baja en cualquier momento).